Senda de la Seda – ¿Qué es?, localización, peculiaridades y más

¿Qué fue la Senda de la Seda?

La Senda de la Seda fue una red de caminos tanto terrestres como marítimos que unía la urbe china Chang‘an con las urbes occidentales de Alejandría, en Egipto, y Constantinopla, capital del Imperio bizantino.

El nombre fue acuñado por el estudioso alemán Ferdinand von Richthofen en el siglo XIX y popularizado por sus acólitos. Hace referencia a uno de los productos más valorados de esta red comercial, la seda que se fabricaba en China. No obstante, este fue uno de los tantos recursos que recorrían la senda en los dos sentidos.

El recorrido completo de la Senda de la Seda englobaba seis mil quinientos quilómetros que se extendían mediante Asia por caminos que fueron padeciendo alteraciones durante la historia ya que la senda continuó activa a lo largo de más de mil setecientos años.

Después de la caída de Constantinopla en poder de los turcos, en el siglo XVI su relevancia degeneró, si bien muchos tramos prosiguieron empleándose hasta el siglo veinte.

Localización de la Senda de la Seda

La Senda de la Seda partía de la urbe de Chang’an, capital imperial de la dinastía Han, proseguía cara el nordoeste por el corredor de Gansu hasta la Puerta de Jade, último bastión chino y inicio del desierto del Taklamakán, al norte del Himalaya. En el extremo occidental del desierto, la senda proseguía atravesando el macizo del Pamir hasta el val de Fergana en la presente Uzbekistán. Desde allá seguía por las mesetas de Van a ir, después de cruzar la cordillera de los Zagros llegaba a Siria donde se separaba, un ramal se dirigía cara el val del Nilo (Alejandría) y otro cara el norte, cara Constantinopla.

El recorrido marítimo iba del sureste de China hasta la India y desde la costa occidental de la India hasta los puertos egipcios del Mar Colorado. Aunque fue un camino secundario, tuvo mucha relevancia a lo largo de ciertos periodos, por poner un ejemplo, a lo largo de la temporada romana.

Peculiaridades de la Senda de la Seda

Ciertas peculiaridades de la Senda de la Seda fueron las siguientes:

  • Esta red de caminos se conectaba con otras redes de sendas comerciales, como la Senda del incienso que partía del sur de la península arábica; la Senda de las pieles, que se comenzaba en el norte de Rusia; la Senda de las condimentas, que recorría el sureste asiático y la Senda del ámbar, que transcurría por los ríos más esenciales de Europa del Este, desde el Mar del Norte hasta Venecia y Constantinopla.
  • Los recorridos de los caminos que integraban la Senda de la Seda formaban una parte de recorridos tanto comerciales como migratorios antiquísimos, ciertos cuales se remontan al neolítico.
  • No fue solo un recorrido comercial, asimismo fue una senda de peregrinación religiosa de budistas, musulmanes y cristianos y un espacio de circulación artística y cultural entre Europa y Asia.
  • El camino se recorría en tramos, era extraño que alguien lo completara. Por lo general, diferentes caravanas efectuaban el recorrido entre uno o dos tramos o entre una urbe caravanera y otra. En las urbes se acopiaban las mercancías y se efectuaban los intercambios comerciales. Las urbes caravaneras más esenciales durante la senda, como Samarkanda, Merv, Bagdad, Bujara, Palmira, etc., asimismo fueron centros de difusión cultural y religiosa.
  • En Europa, Venecia y Génova eran quienes redistribuían (por medio de las grandes ferias europeas, como la de Champaña) los recursos que llegaban a Constantinopla. Desde Alejandría, los recursos se distribuían por la cuenca del mediterráneo por medio de los mercaderes musulmanes.
  • Las mercancías podían tardar hasta dieciocho meses en efectuar todo el recorrido. Aparte de la seda, que le dio su nombre, se comerciaban todo género de recursos, desde metales hermosos hasta esclavos, incluyendo animales como leones y elefantes, condimentas, textiles, piedras bellas, laca china, porcelanas, vidrios europeos, etc..
  • El transporte de mercancías se efectuaba de diferentes formas conforme las zonas que debían atravesar. Se podía hacer a hombros de personas, en asnos, camellos, dromedarios o yaks.
  • El coste final de los recursos resultaba muy elevado, ya que el costo de producción se acrecentaba tanto por el transporte como por los impuestos que se aplicaban durante las consecutivas aduanas.
  • No tenía caminos trazados, sino transcurría sobre viejos recorridos de desplazamiento de la población, salvo cuando atravesaba Estados poderosos, que acostumbraban a tener sendas cuidadas, seguridad y comodidades para los viajantes.
  • Entre los siglos VI y XVI d. C. la expansión del planeta islámico dio estabilidad a gran parte de los territorios que atravesaba la senda. El orden regional musulmán facilitó a lo largo de bastante tiempo la circulación comercial. En las urbes bajo dominio musulmana, existían caravasares, complejos edilicios de múltiples pisos que tenían alojamiento, comedores, depósitos de mercancía, etc. para facilitar la seguridad de los viajantes y el intercambio comercial.
  • Entre los viajantes más insignes que recorrieron la Senda de la Seda se halla Marco Polo, al lado de su padre, Niccoló y su tío, Maffeo a fines del siglo XIII. Marco Polo escribió un relato de su viaje conocido en castellano como El libro de las maravillas.

Mapa de la Senda de la Seda del Atlas catalán de Abraham Cresques, mil trescientos setenta y cinco.

Antecedentes de la Senda de la Seda

Los primeros tramos de la Senda de la Seda se comenzaron alrededor del siglo I a. C cuando emperadores de la dinastía Han abrieron el comercio con occidente. Este tramo iba desde la capital imperial hasta la frontera con Asia central por donde ingresaban grandes cantidades de jade, apreciadísimo por los chinos.

Los emperadores se encargaron de afianzar la Muralla china, que resguardaba esta senda, mas el camino existía y era usado desde hacía miles y miles de años..

El tramo que atravesaba el presente Van a ir se conocía como la Senda Real Persa y fue establecida a lo largo del Imperio persa aqueménida (quinientos cincuenta-trescientos treinta a. C.). Después de las conquistas de Alejandro Magno, los helenos extendieron la senda hasta conectarla con la china. A lo largo del Imperio romano, la senda se afianzó merced al gran interés de los romanos por la seda china.

La Senda de la Seda actualmente

Actualmente, China proyecta revitalizar esta senda por medio de un proyecto que incluye el control de una senda marítima para llegar a Latinoamérica, África y Medio Oriente.

La UNESCO ha declarado Patrimonio de la humanidad a un tramo de cinco mil quilómetros que atraviesa la China, Kazajstán y Kirguistán.

Bibliografía:

  • Höllmann, Thomas. La Senda de la Seda. la capital de España, Coalición, dos mil ocho.
  • Martínez, Axel. “La tolerancia como fundamento para la activa de la milenaria Senda de la Seda”. En: Historia y Sociedad, N.° 1, septiembre, dos mil diecinueve.
  • Marco Polo. El libro de las maravillas. Siglo XIV (Numerosas ediciones actuales).
  • Tobalina, Eva. “La Senda de la Seda”. En: Raíces de Europa. Libre en YouTube.
Últimas Publicaciones

Franklin Templeton Invierte en Blockhead: Apuesta al Futuro Digital

Franklin Templeton Apuesta por el Futuro del Criptomercado a...

Equipar y decorar tu hogar, negocio u oficina ahora es más fácil que nunca

Un proyecto de construcción o reforma integral de cualquier...

Evita Cirugía: Tratamiento Efectivo para Tendinitis Supraespinoso

La tendinitis del supraespinoso es una afección que afecta...

Buitres: 10 Datos Fascinantes que Debes Conocer

Explorando el Misterioso Mundo de los Buitres Los buitres, esos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí