Secuencian el genoma de un viejo habitante de Pompeya