Oporto, la urbe de los puentes