La erupción del volcán que terminó con Pompeya no sucedió cuando creíamos