El telescopio Webb ofrece su primera imagen del espacio profundo