El solsticio hiemal fue un esencial marcador cultural en la vieja Roma