Así fue el horrible plan de extinción de la población gitana en mil setecientos cuarenta y nueve